El impacto de los fertilizantes químicos en la fertilidad del suelo.

0
952

 

 

Seguramente en más de una ocasión, has necesitado estudiar muy bien la fertilidad del suelo en donde deseas sembrar tu futura cosecha, para que la misma resulte más que fuerte, saludable y provechosa. Sin embargo, al notar que el suelo es árido, quebradizo o que tiene ciertas deficiencias en el contenido de sus nutrientes, se comienza a pensar en los fertilizantes como solución directa.

Y es que, simplemente, estos se encuentran compuestos de elementos claves para el crecimiento adecuado de los cultivos, ¿por qué?, a continuación lo explicamos.

¿Cuáles son los elementos que componen a los fertilizantes químicos?

 

Comúnmente, el principal componente de los fertilizantes químicos es el amoniaco, y no precisamente porque sea un producto ideal para erradicar impurezas, sino más bien porque permite el acoplamiento de grandes nutrientes como el fosforo, hierro, calcio, magnesio e incluso potasio.

Estos conforman al menos un 87% de dicho suplemento agrícola, y son una especie de revitalizante, optimizante para las semillas y tierra donde las mismas se encuentran. Por ello, es que se denota como la primera opción a la hora de querer solventar algún problema con el suelo del cultivo.

¿Por qué un fertilizante químico y no uno orgánico?

Si bien los fertilizantes orgánicos, son sumamente recomendados para contribuir con la ecología y ofrecer unos alimentos libres de altas dosis de compuestos, aquellos elaborados con materia química, resultan más que indicados a la hora de sembrar en suelos deficientes; puesto que mejoran la condición de los mismos y permiten una absorción máxima de las vitaminas que poseen por parte de la planta.

Pero, ¿estos no fomentan una alta inversión?

Para nadie es un secreto que se requiere de cierta inversión a la hora de utilizar fertilizantes químicos, no obstante; así como los mismos generan gastos, también aportan grandes ingresos a los productores, ya que ayudan perfectamente al cuidado de los campos y cultivos,  al igual que cualquier terreno que se esté preparando para la siembra.

 

¿Qué tan bueno es el impacto de los fertilizantes en los suelos?

No se puede negar que el impacto de los fertilizantes es favorable para los cultivos, pues es la mejor fórmula para que las semillas germinen rápido y succionen grandes cantidades de nitrógeno, o diferentes nutrientes que le dan color, brillo y solidez a su estructura, tanto interna como externa.

Ahora, más allá de ello, también se presentan serios problemas a la hora de recurrir a fertilizantes químicos, pues pueden terminar siendo negativo para a cosecha.

¿Cómo ocasionan estragos en la cosecha los fertilizantes químicos?

Son muchas las maneras en que este tipo de componentes pueden afectar al suelo o cultivos, comenzando porque:

  • – Pueden provocar la desintegración de los suelos

Uno de los problemas más frecuentes a la hora de utilizar muchos fertilizantes con agentes químicos, es que el suelo, más allá de reponerse, en ciertas ocasiones termina deshidratándose también por el exceso de estos.

Si bien, una o dos veces resulta perfecto para ayudarle a emanar con mayor fuerza sus nutrientes, una vez se pasa el límite de cantidades debidas, comienza a  agrietarse e incluso bajar el porcentaje de pH del mismo, dejándolo en un grado árido, descuidado y sin ningún tipo de elementos enriquecedores para que las plantas  se alimenten una vez estén sembradas.

  • – Pueden contaminar el cultivo

Otro de los grandes efectos negativos de tales productos es que pueden terminar contaminando por completo el cultivo y el suelo, ya que al deteriorar la cadena de nutrientes que los mismos poseen por el exceso de suplementos, se da paso a la formación de bacterias internas, que nadie nota hasta que la tierra comienza a notarse opaca  y los tallos, hojas o ramas; se ven completamente demacrados.

Uno de los errores más comunes al utilizarlos, es pensar que siempre accionarán en función del bienestar del cultivo, lo cual no es del todo mentira, pero una vez que su uso se vuelve indispensable y constante, solo causa una reacción desfavorable e inesperada en el suelo y, por consiguiente, en la producción.

Más de un 54% de cultivos alrededor del mundo;  se encuentran con dichas consecuencias al año, y son precisamente tales indicios los que han llevado a posicionar cada vez más el uso de fertilizantes ecológicos, cuales quizás no brinden tantos nutrientes al principio, pero siempre mantienen un efecto positivo en la siembra; hasta el final.

  • – Contribuyen al desgate ambiental

No solo se trata del daño a los sembradíos, sino también a toda la vegetación que les rodea, de modo que cualquier hectárea cercana a estos, puede comenzar a presentar desintegración de sus nutrientes, con base al impacto de dichos fertilizantes en el lugar de cosecha.

Diversos estudios en materia agrícola ya lo han determinado, y dejado completamente claro, que al no usarse como es debido, causan tal efecto dominó.

¿Entonces, Es mejor no utilizarlos?

No. Simplemente no deben ser utilizados en una medida exorbitante, porque la idea principal de la agricultura y siembra es obtener frutos completamente saludables y aptos para el consumo propio y/o el comercio nacional y de exportación.

Si bien los mismos no se pueden hacer a un lado como tal, lo que sí puede controlarse son las cantidades a rociar sobre los cultivos, y combinarles una que otra vez con fertilizantes orgánicos, para que pueda existir un equilibrio  y se le brinde mayor cuidado al suelo.

A fin de cuentas, el principal problema de estos, es que benefician al principio más destruye al final, pero manejando las propiedades, reacciones y capacidades es sumamente sencillo evitar un impacto ambiental en las plantaciones y vegetaciones allegadas negativo. Sobre todo porque en ciertas ocasiones, también  termina contaminando el agua, y al ser absorbida por las semillas, florecen más que irregulares.

Cuida de cada una de tus cosechas, y evita altas cantidades de dichos elementos, de tal forma asegurarás ganancias, ventajas y éxitos para el negocio de producción agrícola, al igual que salubridad para cada una de las hectáreas cuales sueles poseer.

FUENTE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here